Mostrando entradas con la etiqueta ITALIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ITALIA. Mostrar todas las entradas

martes, 6 de agosto de 2013

Una de las dos tumbas de Dante: en Ravenna



 Hoy quería dedicar esta entrada a la tumba de uno de los poetas más ilustres: Dante Alighieri, el autor de la Divina Comedia. Ya sabéis que en otras ocasiones hemos hablado en este blog de las casas de los escritores, bueno pues hoy vamos a decir que me apetecía hablaros de "la casa definitiva" de uno de ellos.

Este mes de julio he pasado por Ravenna, sí en el norte de Italia. Y cómo no ir a visitar la tumba del poeta. Las fotos de esta entrada las hice yo misma.

Y cuando digo la tumba del poeta, me estoy refiriendo a la verdadera, porque no sé si sabréis que en el centro de Florencia, en la Basílica di Santa Croce, existe otra tumba de Dante. ¿Curioso no? Pues sí el escritor tiene dos tumbas. Aunque parece ser que de verdad está en la que visité yo, en la de Ravenna. La tumba de Florencia está vacía.

Aunque... consultando en internet he encontrado que en una página dicen que los huesos tampoco están aquí sino en la biblioteca Classense, también en Ravenna. Pero no consigo verlo en ningún lado más, así que solo os lo comento...

"La calle Alighieri lleva al "dantis poete sepulcrum", el Sepulcro de Dante, obra de Camillo Morigia en 1780. Hoy en día el sepulcro es una tumba vacía, los huesos del poeta reposan dentro de la antes citada Biblioteca Classense."

Pero vamos a intentar desenredar el lío de por qué tiene dos tumbas. El caso es que Dante nació en Florencia en 1265. Y participó activamente en las luchas políticas de su tiempo, en la pugna entre güelfos y gibelinos que mantuvo en tensión la vida política de la ciudad durante mucho tiempo. Lo cual dió lugar a su exilio (él era güelfo) cuando contaba 37 años. 

Vivió en Verona, Padua y otras ciudades del norte de Italia hasta que entre 1315 y 1318, el príncipe da Polenta le ofrece un puesto diplomático en Rávena, donde Dante encontró seguridad económica y se estableció. En la mansión de su protector, actual número 41 de la Via 4 de Novembre, donde se levanta un lujoso hotel, Dante escribió parte del Purgatorio y todo el Paraíso. 

En esa época, Venecia pretendía apoderarse de Ravenna y se envió a Dante como embajador para negociar con los venecianos una serie de concesiones a cambio de que se respetara la ciudad. No tuvo éxito y, de regreso, al cruzar el río Po, a la altura de Ferrara, contrajo paludismo. Murió en Ravenna entre el 13 y el 14 de septiembre de 1321 y fue enterrado en la iglesia de San Francisco. 

Pero resulta que al pasar los años Florencia reclama su cuerpo. En 1519, cuando fue elegido papa León X, de la familia florentina de los Medici, ya no pidió sino que dio la orden a Ravenna de entregar los restos de Alighieri. Los frailes de San Francesco hicieron entonces un agujero en el sarcófago y, uno por uno, sacaron los huesos y los ocultaron. Durante muchos años nadie supo dónde estaban. En 1865, un albañil que trabajaba en una vivienda halló una caja de madera forrada en terciopelo rojo que contenía los huesos de un hombre y un pergamino que certificaba que eran los de Dante. Fueron depositados entonces en el mausoleo neoclásico en forma de templete de Ravenna.

Todavía Florencia reclama su cuerpo. Lo sigue haciendo hasta hoy, pero sus habitantes se niegan a entregarlo. Las autoridades florentinas dicen que se rehúsan por motivos turísticos, lo que parece que debe ser verdad.





El exterior es de estilo neoclásico.

Y en el interior por encima del sarcófago hay un grabado de 1483 de Pietro Lombardo, que representa a Dante en una mesa de lectura.

Y también podemos observar que en el centro hay una lámpara del siglo XVIII que se mantiene siempre encendida, las 24 horas, y que se alimenta con el aceite que producen las aceitunas de las colinas toscanas; aceite donado por el municipio de Florencia.

Bajo el arca funeraria, una estela de mármol con una inscripción en latín dice:

"Aquí yazgo yo, Dante Alighieri, exiliado de mi tierra, hijo de Florencia, patria de poco amor"


lunes, 26 de septiembre de 2011

Una parte de mí



Esta soy yo. Bueno una parte de mí. Pero una de las más importantes, desde luego. Porque gracias a esos dos pedacitos, más o menos planos, de carne que terminan en esos dedos larguitos, yo puedo ir de acá para allá.

Pues esos dos pies la semana pasada me han llevado ahí mismo, donde estaban en ese momento posados. 

¿Está bien el mosaico verdad?

Muy bien conservado. Y tiene una edad ¿eh? unos cuántos siglos...

Bueno pues sí, la semana pasada durante ocho días estuve en esa isla donde tienen esos mosaicos, en un lugar llamado Piazza Armerina, Patrimonio de la humanidad. Vine anoche.

Y ya me tenéis por aquí otra vez. Pero por poco tiempo porque me voy a volver a ir, también es verdad.

Pero antes de irme espero que me de tiempo a dejaros algunas cosillas: fotos, letreros, bueno de esas que a mí me gustan. Por si os quedan dudas de dónde he estado...

Gracias por seguir asomandoos por aquí. Muchas gracias.