lunes, 24 de abril de 2017

"Patria" de Fernando Aramburu






"Llovía a cántaros. Como la tarde que mataron a ese. Que si lo mataron, por algo sería. Y que yo sepa, mi hijo no fue. Así que a ver por qué va a tener que pedir perdón". 

Anoche terminé de leer “Patria “de Fernando Aramburu.


Lo he disfrutado mucho, me ha parecido muy entretenido, muy variado, interesante e instructivo.


Supongo que todos sabréis cual es su tema. “El conflicto” cómo se ha venido llamando. Y cómo ha afectado día a día, minuto a minuto, a la sociedad del País Vasco.


Para ello el argumento cuenta la historia de dos familias de un mismo pueblo que eran muy amigas y que se distancian y enfrentan a causa del “conflicto”, a causa de la ETA. El hijo de una de ellas es etarra, y el padre de la otra termina siendo asesinada por los miembros de ETA.


El escritor utiliza la técnica del multiperspectivismo, así que vamos a ir conociendo como se cuenta la historia desde el punto de vista de cada uno de los miembros de las dos familias a los que conocemos por sus nombres de pila. Una tiene dos hijos y la otra familia tres hijos. Por eso también es una novela coral con múltiples protagonistas.


Al usar esta técnica conocemos muy bien a los personajes, su mundo interior y sus acciones. Personajes que son como somos todos, imperfectos, contradictorios con días buenos y días malos en los que equivocamos las acciones, personajes que sufren y que quieren ser mejores pero a veces lo consiguen y otras no. El Txato, el empresario vasco a quién ETA le exige el impuesto revolucionario, el dueño de una empresa pequeña de camiones; la preocupación de su mujer Bittori, ama de casa, y muy amiga de la otra madre, a quién el asesinato de su marido parte por la mitad. Los hijos de los dos primeros, Xavier el médico reservado, y Nerea la hija que no quiere que se sepa que es la hija de una víctima de ETA, la hija que no quiere crecer pero que termina evolucionando, creciendo. Y en la otra familia la madre Miren, la que manda en la casa, la fuerte, la que defiende la causa y a su hijo etarra dónde y cómo sea. Su marido Joxian más sentimental, más dócil, muy buen amigo del marido de la otra familia. Y sus tres hijos: Joxe Mari, el joven que se va implicando cada vez más con la causa armada. Arantxa, la hija que siempre estará en contra de lo que hace su hermano, y quién tiene mala suerte a causa de una enfermedad y Gorka, el pequeño, el intelectual, que no quiere saber nada del “conflicto”, a quién le gusta escribir y lo hace en euskera.

Para mí mi personaje favorito es Arantxa. Y un poco también Gorka. Me han gustado mucho sus historias.

Podría parece que al usar el multiperspectivismo la historia nos puede parece repetitiva, pero la verdad es que a mí no me lo ha parecido. Con la visión de cada personaje la historia va transcurriendo, no se detiene, vemos evolucionar la postura de cada uno de los personajes y por tanto no se detiene. Y eso que la novela es larguita, más de seiscientas páginas, 125 capítulos, pero sus capítulos son muy cortos, y a mí me ha resultado muy fácil de leer, muy ágil, al ir cambiando tanto de personaje, vamos cambiando muy rápido de vida y de su devenir. Temporalmente abarca un período de tiempo de más de veinte años.

Me ha gustado la forma de escribir de Aramburu, mezclando la tercera con la primera persona, escribiendo como a ráfagas, mezclando personas, tiempos verbales, rompiendo la linealidad. Espacialmente estamos en el País Vasco, por tanto el lenguaje tiene muchos vocablos (amona, aita, ama, osaba...) y giros del vasco, verbos en condicional, que sustituye al pretérito imperfecto de subjuntivo.

Solo había leído algún relato corto de este autor, nunca una novela entera. Y me ha gustado su estilo desenfadado, directo, con esa mezcla entre el vasco y el castellano, entre estilo directo e indirecto, en tiempos verbales y vocablos.


Y nunca había leído sobre la ETA, así que para mí ha sido casi como un descubrimiento por partida doble. No es que pensara que este tema me fuera a gustar, por supuesto que no, no es un tema agradable ni amable, es muy duro, pero es la realidad con la que hemos crecido. Muchos, desde que tenemos uso de razón y por suerte, hemos sabido de los atentados por la televisión o la prensa. Pero hemos crecido con los atentados de ETA. Sin embargo gracias a este libro sabemos, o nos hemos acercado aún más, a como se vivía teniéndolo tan cerca, asistiendo de testigos a las presiones que había que soportar. Y aunque nos lo habíamos imaginado, gracias a la variedad de personajes de Patria nos hemos podido adentrar más en cada punto de vista. Todo se vive más en los pueblos pequeños que en las grandes ciudades, y cuando es algo tan horrible, tan intenso como esto, pues se llega a esas actitudes de intransigencia, cobardía, tristeza y demás. La postura de la Iglesia, de las pandillas de jóvenes, la interacción de las familias vascas con las que creen que no lo son, pero conviven día a día… Muchos subtemas se tocan aquí.


Me ha costado despedirme de estos personajes. Es de esas novelas que te gustaría que alguien te mostrara cinco años después de su final, cómo han continuado viviendo. Me ha atrapado. Para mí es muy recomendable esta novela. Mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno