viernes, 5 de junio de 2015

Fundación Fernando de Castro - Asociación para la Enseñanza de la Mujer


La otra tarde, junto a mis compañeros de la tertulia, estuve visitando la Fundación Fernando de Castro, en la calle San Mateo de Madrid. 

Esta Fundación reune las fundaciones que creó, a finales del siglo XIX, Fernando de Castro. Y entre ellas sobresale la Asociación para la Enseñanza de la Mujer que se fundó en el 1870 reuniendo todas las Escuelas y actividades que él había formado para ello, como el Aula Dominical donde iban muchas mujeres a aprender.

Esta Asociación originariamente estuvo en la calle de la Bolsa, pero se quedó pequeña, por eso se decidió renovar su sede trasladándose a la calle San Mateo, a un edificio que había sido de la familia, uniéndolo a otras fincas, incluyendo lo que había sido el Cuartel de San Mateo que Napoleón había destruído al huir. En la actualidad es el edificio que está justo al lado del Museo del Romanticismo.

Esta Asociación se creó para cubrir las necesidades docentes sobre todo de las mujeres de clase media, para las que encontrar un oficio o una ocupación resultaba dificil. Las más ricas no tenían por qué trabajar, y las más pobres podían ser lavanderas, cocineras, limpiadoras... El problema se presentaba con las de clase media, ya fueran viudas o solteras. Y por eso aquí podían aprender actividades como Comercio, Corte y Confección, Mecanografía, Taquigrafía, o por ejemplo a ser Institutriz. Les ofrecian educación, cultura, y sobre todo un medio de ganarse la vida. Algunas de estas alumnas acabó terminando siendo profesora, como la hermana de Albeniz.

Era una enseñanza privilegiada porque los profesores eran muy buenos, eran catedráticos y profesores de la Universidad Central que acudían aquí por la tarde a enseñar de forma totalmente gratuita.

Era una enseñanza liberal.

Bueno podéis saber más sobre esta Fundación en su página web:

La visita me gustó mucho porque era un lugar desconocido para mí. Nos lo enseñó el bibliotecario que nos contó que llevaba trabajando allí veinte años. Fue muy amable, y nos lo contaba con mucho interés y detalle.

Este lugar solo se puede visitar en grupo solicitando y concertando la visita previamente. Por eso asistimos como visita de nuestra tertulia.













Nos enseñó en primer lugar el patio interior, que son estas fotos de encima. Arquitectura de hierro y de cristal. Nos comentó el guía que tiene las mismas columnas que las que hay en el "Anciano Rey de los vinos" esa taberna que hay cerca del Palacio Real. Luego vimos en las fotos que se conserva tal cual, por él no ha pasado el tiempo. 

Y después nos fue enseñando las distintas salas. La biblioteca me encantó. No dejaban hacer fotos globales pero sí a algunos detalles. Aquí os he traído varias fotos: un pequeño pupitre de las niñas, un mueblecito lleno de agujeros donde se ponían a rellenar todos los tinteros y luego se iban llevando a las distintas mesas, una escupidera, un sacapuntas, algunas fotos de cada curso... Bueno las podéis ver aquí debajo.

Después nos fue enseñando las demás salas: Una sala con un piano y otros instrumentos musicales, una salita para pequeñas reuniones, un salón comedor rojo con las paredes de azulejos blancos...

En la actualidad la Fundación sigue con el mismo espíritu de docencia, de educación, de gestión de actos culturales... Nos contaba que ahora se utiliza para pequeños conciertos, para entregas de premios, presentaciones o lectura de libros, o para algunas reuniones, también nos contaba que se le habían solicitado hacía poco tiempo para hacer un desfile de moda... También van investigadores a consultar su biblioteca, a quienes les prestan la sala con la mesa grande del comedor para que puedan trabajar allí sin problemas de espacio para los papeles.

Es una Fundación que no recibe ninguna subvención del Estado porque dicen que así conservan su libertad. Tienen convenios con la Universidad o con otras instituciones culturales sin ánimo de lucro. Sobreviven gracias a la Escuela que hay en la planta superior y a los donativos que reciben por prestar sus instalaciones y utilizar sus salas.


Un pequeño pupitre para las alumnas de infantil
En este mueble se colocaban todos los tinteros para ir rellenándolos e ir después transportándolos hasta las mesas





















También nos enseñó algunas fotos de los grupos escolares. Aquí veis la clase de Corte y Confección del curso de 1924 al 1928, con sus batas blancas y sus piernas cruzadas... O la del segundo curso de Taquigrafía-Mecanografia también de los aquellos años 20. El bibliotecario nos sacó estas fotos que tienen guardadas entre papeles con mucho mimo para que se conserven bien. También nos sacó primeras ediciones de algunos buenos libros. La verdad es que nos lo comentaba y enseñaba todo con muchísimo detalle, y se le notaba que disfrutaba con su trabajo. Él se había quedado esa tarde a trabajar para que pudiéramos hacer la visita.



Unas gafas de una señora entre algunos de los objetos de aquellos tiempo que se pueden admirar.

Un sacapuntas de aquel tiempo por delante de los Episodios Nacionales.


Fue muy interesante la visita. La Fundación es de esos lugares de Madrid que no son muy conocidos y que conservan el sabor de su larga historia. Da gusto que se cuiden estos lugares. Y más cuando sabes la importancia cultural de su existencia. Más de cien años enseñando, pionero en la pedagogia. Aunque la Institución Libre de Enseñanza es más conocida, coexistieron ambos; aunque quizás por ello no fue tan perseguida después como la Residencia de Estudiantes. Y como ésta última, estuvo algunos años cerrada aunque se volvió a reabrir en los años ochenta del siglo pasado para reinventarse y seguir funcionando con ese espíritu docente y cultural que conserva. 

En fin, que estuvo muy bien, mereció la pena de sobra soportar el calor de este mes de junio para ir a la visita.


4 comentarios:

  1. Rocío, qué bien que hayas dejado constancia de nuestra visita. Conocer y poder visitar esta fundación fue una todo un regalo. Nuestro guía, Juan José, el bibliotecario-archivero, fue súper amable. Nos contó que dejó de funcionar en 1955 como asociación y en los años 80 se retomó de nuevo como Fundación.
    Entrar allí fue como acceder a otra época, ¿verdad?
    Habrá que hacer con la Tertulia más visitas como ésta.
    Un beso Rocío

    Javier

    ResponderEliminar
  2. Espléndido trabajo, Rocío. Admiro tu dedicación y esfuerzo, y esa pasión que demuestras por los detalles.
    Como bien dice Javier, la visita tuvo algo de viaje fantástico a través del tiempo.
    Un compañía inmejorable para una manera perfecta de celebrar mi cumpleaños.
    Un beso!!
    David Lerma

    ResponderEliminar
  3. COMENTARIOS EN EL FACEBOOK:

    A José María Herranz, Pablo Llorente Pérez-Ordoyo, Maria Felisa Martinez Garcia y 2 personas más les gusta esto.

    Maria Felisa Martinez; Garcia Gracias Rocío por contarlo y como lo cuentas. Tu blog es una maravilla. Cuanto me ha gustado adentrarme en la lectura de la Fundación . Aunque fue una pena no poder ir... Ya estoy menos triste por las fotos que has puesto y que te trasladan a otra época. Gracias mil.

    Ya no me gusta · Responder · 1 · 5 de junio a las 22:55

    Cintarosa Guil Redondo: Me ha encantado la crónica, tanto de nuestra visita, como de la historia pasada y presente de la Fundación, es el archivo de nuestras experiencias comunes, que así, no se perderán....
    Ya no me gusta · Responder · 1 · 14 horas

    Rocío Díaz Gómez Muchas gracias compañeras!! un placer revivirlo contándolo, me alegro de que os haya gustado. Un beso a cada una
    Me gusta · Responder · 14 min

    Maria Felisa Martinez Garcia Otro para ti
    Me gusta · Responder · 9 min

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Fue una visita que mereció mucha la pena, y se merecía su cronica. Un beso a cada uno

    ResponderEliminar

Tus comentarios me enriquecen, anímate y déjame uno