miércoles, 27 de noviembre de 2013

Quince años sin Gloria Fuertes



Este miércoles, día 27 de noviembre hace 15 años que nos falta Gloria Fuertes.

Tengo que confesar que no me suelen gustar sus poemas infantiles. Pero qué descubrimiento sus poemas para adultos. Los descubrí tarde y todos esos años que me los perdí...


Sale caro, señores, ser poeta.
La gente va y se acuesta tan tranquila
−que después del trabajo da buen sueño−.
Trabajo como esclavo llego a casa,
me siento ante la mesa sin cocina,
me pongo a meditar lo que sucede.
La duda me acribilla todo espanta;
comienzo a ser comida por las sombras
las horas se me pasan sin bostezo
el dormir se me asusta se me huye
−escribiendo me da la madrugada−.
Y luego los amigos me organizan recitales,
a los que acudo y leo como tonta,
y la gente no sabe de esto nada.
Que me dejo la linfa en lo que escribo,
me caigo de la rama de la rima
asalto las trincheras de la angustia
que nombran su héroe los fantasmas,
me cuesta respirar cuando termino.
Sale caro señores ser poeta.
 
 
 
 
 El amor, la poesía, el hipo
y la levitación
no son voluntarios.
 
 
HAGO VERSOS, SEÑORES! (Todo asusta, 1954)
Hago versos señores, hago versos,
pero no me gusta que me llamen poetisa,
me gusta el vino como a los albañiles
y tengo una asistenta que habla sola.
Este mundo resulta divertido,
pasan cosas señores que no expongo,
se dan casos, aunque nunca se dan casas
a los pobres que no pueden dar traspaso.
Sigue habiendo solteras con su perro,
sigue habiendo casados con querida
a los déspotas duros nadie les dice nada,
y leemos que hay muertos y pasamos la hoja,
y nos pisan el cuello y nadie se levanta,
y nos odia la gente y decimos: ¡la vida!
Esto pasa señores y yo debo decirlo.
 

2 comentarios:

Iñaki dijo...

Creo que a mí también me ocurría algo parecido con Gloria. Quizá la encasillamos en aquel papel de poeta para niños. También su actitud, su imagen, su forma de recitar, contribuyeron a crear esa imagen. Pero cuando leías otros poemas (como los que has compartido) te dabas cuenta de que realmente era una estupenda escritora, y que sus poemas tenían una hondura especial.
Gracias por recordarla, Rocío.

Rocío Díaz Gómez dijo...

¿Están bien verdad? Me gustan mucho y fueron todo un descubrimiento. De vez en cuando apetece volver a sus versos. Muchas gracias Iñaki. Un besazo, Rocío